Blog

  • ¿Qué puede hacer un Restaurante en las Redes Sociales?

    May14

    Uno de los sectores que más se puede beneficiar de Internet es justamente el de la restauración. Hasta el momento hay bastantes casos de éxito, pero no estamos aquí para hablar de ellos, especialmente porque muchos de ellos son a muy pequeña escala y estando como está la situación ahora mismo en España, ganar dos clientes habituales al mes puede ser la diferencia entre sobrevivir y tener que cerrar el negocio. Algunas de estas cosas son muy obvias para los que nos dedicamos a esto, pero no tanto quizá para quien está entre fogones o lleva el restaurante. Así que vamos a ver qué se puede aprovechar para que tu restaurante esté en Internet con poco coste y conseguir, sobre todo en zonas turísticas, una buena repercusión que permita que te lleguen los clientes (no que te lluevan, no te llames a engaño) porque tienes tu restaurante en Internet.

    1. No estar sólo en Internet Esto es como la primera regla del Club de la Lucha, que es no hablar del Club de la Lucha. Es decir, no bases toda la estrategia de crecimiento de tu negocio en Internet. Y sí, esto puede parecer una contradicción respecto al título de este post, pero es que realmente uno de los primeros consejos y más útiles que puede haber es no pongas todos los huevos en el mismo cesto que luego se rompen y ay mi Dios. No olvides cosas como las notas de prensa, las publicaciones de ocio de tu área o algún buzoneo o carteles. Que sí, que Internet mola, pero si parte de tu público no está en Internet, igual merece la pena hacer un pequeño esfuerzo económico. Ah, y cuida tus tarjetas o háztelas si no tienes Por cierto, esto más que impepinable: trata a tus clientes como te gusta que te traten a ti cuando vas a un restaurante. Igual si eres un cardo maleducado, quizá tu negocio no sea precisamente éste de la hostelería.
    2. Crea una web sencilla Una portada con palabras clave importantes como el estilo de cocina, horarios del restaurante, destacando muy mucho dónde estás, un formulario de contacto, un teléfono, un mapa de localización, unas fotos de los platos bien presentados y lo tienes todo hecho. Ya ves, con una única página. Ojo, no es que esto sea estar en Internet, pero si no tienes mucho presupuesto, puede ser una buena opción hacer una página de este estilo. Que también la puedes complicar un poco más, cambiando los menús, incluyendo formularios de reserva… Pero si eres uno de los establecimientos hosteleros más habituales que hay por toda España, empieza con algo sencillo, que te va a servir de base. 
    3. Pon tu restaurante en Google Local Ve por partes. ¿Cuál es el buscador que usa el 99% de la gente que está en Internet, incluso en el móvil? Justamente ése: Google. Entonces te interesa crear tu negocio en Google Local para que aparezca (si no lo has hecho ya, claro) en esos maravillosos mapas que ves cuando estás buscando la oficina de un cliente. Así que aprovecha y empieza a hacerlo siguiendo este enlace. Y, por supuesto, estáte pendiente de las valoraciones que pueda haber de tu restaurante. ¡¡Y suelta el teclado si estás escribiendo una recomendación sobre ti ahora mismo!! ¡¡YA!! 
    Leer mas >
  • Doce errores del Community Manager fácilmente subsanables

    May02

    Este es un tema recurrente. Y es recurrente porque hay días que entras en Facebook y te apetece cerrarlo y no volver a meterte nunca más.

    Intentos desesperados por conseguir likes a costa de lo que sea, interacciones con usuarios que van más allá de lo humanamente soportable, fotografías con leyendas en tipografías espeluznantes, topicazos, meteduras de zarpa hasta el corvejón y una lista larga de donts.

    Aquí os muestramos algunos que son muy fáciles de evitar, sólo hay que poner un poquito de nuestra parte para conseguirlo:

    1. Equivocarse de cuenta al publicar Cuántas veces hemos visto cómo grandes corporaciones (o personalidades) publicaban algo que no se correspondía con su cuenta… Unas cuantas ya ¿verdad? Bien por error del Community Manager o bien por desconocimiento de las herramientas… Es uno de los errores más frecuentes y también más sencillos de evitar. Para empezar, nunca las prisas fueron buenas consejeras y cualquier gestor de cuentas de redes sociales es sencillísimo de utilizar y sólo hay que fijarse un poco antes de darle a la tecla de publicar… Otra opción es utilizar TU Twitter exclusivamente vía web. Así no hay pérdida. 
    2. Tratar a los usuarios como si fueran tontos O lo que es peor, tratar a los usuarios como si tuvieran 5 años. Sólo falta preguntarles “¿cómo están ustedeeeees?” (o no, yo he visto esa pregunta en algún muro por parte de alguna marca)… La condescendencia al volante es mala consejera. Simplemente di no. Tus usuarios son tan adultos como tú. Aunque sean niños o chavales… Siempre recordaré que María Luisa Seco (los que paséis de 35 sabréis de lo que os hablo) era una cargante porque trataba a su audiencia como bebés… cuando su audiencia pasaba de los 10…
    Leer mas >
  • Errores en las estrategias Social Media

    Mar06

    Si hay una cosa que cada vez más me indigna es ver una y otra vez cagadas en el mundo del Social Media. Una tras otra. Tanto que el término Social Mierda es más que útil para referirse a esto. Y es que igual que hay agencias de comunicación y/o marketing buenas que han crecido y cuentan con una reputación, en el mundo del marketing digital (ojo, no Social Media, que sólo es una parte) empiezan a verse ya de manera clara una serie de patrones que empiezan a dar asco y que en esta profesión no tan corta en recorrido temporal (si hablamos de marketing digital, claro) supone que los pícaros son capaces de liársela a los verdaderos profesionales que se dedican a trabajar el 80-90% del tiempo, en lugar de estar posteando mil cosas en cualquier red social y dedicándose a vivir la vida loca de los resultados que… que… ¿me puedes definir cuántos resultados de verdad ha conseguido tu cliente? ¿Ha aumentado ventas? Ah, que no tiene tienda online. Y tampoco le has dicho que siga un control de cuánta gente suele entrar a la tienda ni que pregunte a la gente cómo le han conocido. Ya, si nos entendemos. Que medir es de pobres. Y ya interpretar datos, tendencias, potenciales épocas del año que requieren de un empujón, temporadas bajas, rebajas y todo lo que rodea a un negocio mejor no hablamos.

    Total, creas un concurso en el que la gente comparta de manera pública una foto para poder ganar un producto de tu cliente, luego le calzas una promoción disponible en la tienda (porque aún no le has hecho la tienda, claro, que se la vas a hacer, a pesar de no tener un desarrollador web y no pararte a pensar en las consecuencias logísticas que puede tener, haciéndoselo difícil a tu cliente) y porque tienes una web preciosa y maravillosa vacía de contenido. Y este párrafo, señoras, señores, está basado en un hecho real. Luego que yo no gano premios. En fin. Vamos al meollo, antes de que me acabe de envenenar.

    1. Despreciar la web; y cuando me refiero a esto, caben muchas opciones. Las clásicas son hacer una mierda de web de presencia que no lleva a ninguna parte y la otra hacer una web hiperbonita vacía de contenido. Pero hay muchas otras opciones: por ejemplo, hacerla sin meter una sola herramienta de analítica que dé resultados de visitas, interacciones, seguimiento de clics, saber cuántas veces ha aparecido ese contenido en redes sociales… Ahí, living la vida loca. Al tuntún. Y ya si encima tiene tienda, pues podemos hablar largo y tendido de esos procesos interminables de compra en el que a tu cliente le pides la talla de ropa interior cuando le estás vendiendo aceite para el coche. ¿Para qué? ¿Para recomendarle un detergente si se ensucia? No sé, payos, que el cliente se cansa. Y si encima no tienes fórmulas para hacer seguimiento de la info, más aún. 
    2. Hacer concursos en Facebook saltándose las normas; no me extiendo mucho en esto, pero realmente se basan en “mira esta foto, retarded, compártela de manera pública para que todo el mundo vea que eres retarded, spammea a todos tus contactos para que le den al me gusta y demuestren que eres aún más retarded si cabe y luego ya el becario (el único inteligente en todo este proceso, por cierto) se pondrá a contar los miles de votos que han dejado tus amigos retardeds y ganará quién más votos tenga”. Sí, me enveneno viendo estas mierdas de concursos. ¿Por qué? Pues leed a Emiliano, que lo explica mucho mejor que yo y además envenenándose menos. Por cierto, el único retarded en todo este proceso es quien paga qu ele hagan un concurso de esta manera. Quien hace el concurso de esta manera… va, mejor no voy a mentar a su madre, que no tiene la culpa.
    Leer mas >
Prev 12